12 febrero 2009

Estoy en una sucursal de la fabrica de las nubes y viento. Sobre mí se forman figuras que parecía extrañar. Más cerca del suelo todo huele a tierra seca durante el día al sol, y a humedad bajo las sombras. He intentado pensar en los castillos de nubes que se encontrarían por acá.

Mi cuerpo está con polvo, mis uñas están sucias y mi pelo seco, he visto camiones que cargan gigantescos troncos de cientos de años listos para ser procesados, cables y antenas gigantescas en medio de Chiloé e interminables locales de comida de carne de vaca, oveja y cabello y turistas que botan sus colillas de cigarro en el canal de Chacao.

Aún así, acá se huele una paz conocida, que se acompaña con el silencio, el viento y las mañanas, también con soledad.

Llueve.
Sale el sol.
Vuelve a llover.

Me voy a bañar para ver si me va mejor haciendo deo'.

1 comentario:

  1. maaaaaaaaaaaik :)
    la verdad es que te envidio por estar en el sur todavía, daría todo por haberme quedado una semana más por allá, i además de disfrutar los paisajes i el ambiente, haber compartido más contigo i tus amigos que me parecieron agradables :)
    pero bueno.. quedan 2 semanas de vacaciones i estoi en mi lugar de siempre, hoy corre viento i el cielo está poniéndose blanquito, me traen recuerdos esos cielos :)

    cuidate harto, te hecho de menos, te llamaré más tarde
    :*

    ResponderEliminar