28 octubre 2009

Entrar



Al parecer ha vuelto a amanecer, y como no si el 31 de Octubre es el solsticio de verano. El viento golpea fuerte a los árboles y los atardeceres se vuelven, cada día, más bonitos.

Los ánimos, de pronto andan caldeados, el mundo sigue avanzando rápido y de forma estrepitosa.
Siento que me salí del tren, estoy en una estación conocida pero agradable, eso ayuda mucho a mi capacidad de asombro. Mis dudas se están transformando. Algún día dejaré de pensar, de escribir y de dibujar, entonces comenzaré a vivir de mis contradicciones, de mis ciclos y de mi conciencia. Me despido friamente de mi costumbre a reaccionar y comienzo a percibir que es posible responder adecuadamente. Ya no es un camino, ni una nube, ni el estado de la marea, es una dimensión inexplorada y por sobre todo atemporal.

3 comentarios:

  1. oye un fallo en el texto para que lo corrijas:
    has escrito en la tercera y cuarta linea del segundo parrafo dos veces....no se si es intencionado o no....por si acaso te lo comento=)
    una vez mas te digo que me encanta como escribes=D

    ResponderEliminar
  2. Y será nuestra condena.
    Dejar de hacer para comenzar a coexistir de contradicciones.

    ResponderEliminar