13 octubre 2009

Disyuntiva

Estoy en la disyuntiva de lo valiente que es viajar y de las intensas emociones que nacen en los sueños. De día hay atardeceres azarosos, vientos perfectos, dunas, saltos y caminatas. De noche también hay colores, viajes, luces, estrellas, mareas, personas, amor y bosques. Las mentiras y las desilusiones son parte de la realidad, las pesadillas de los sueños.

Los choques e impulsos eléctricos que hacen soñar a mi mente se transforman, en el día, en viajes y en ser parte de un universo complejo, resistente e inmensamente estructurado. Las noches, de pronto dependen de mi imaginación, conciencia, sentimientos o casualidad. El día de una sintonía extraña e hipercompleja. No sé si es más egoísta adaptar el mundo para quedarse soñando toda los días o salir por el mundo a intervenir la realidad.

Llego a creer que la noche nunca será superada por el día, y así pasa lo mismo con el mundo interior y el exterior, con los sueños y con la realidad. Todo esto en base a mis vagas experiencias de vida.

La realidad es un choque constante de ideas de fácil absorción. Los sueños pasajes de voluntad, imaginación, miedos y desafíos. Aquí entra en mi cabeza la palabra complemento, el significado de la importancia y lo influyentes que son para el desarrollo de la felicidad. No logro tener indicios de una conclusión sobre esto. No sé qué pasa con la capacidad de asombro, con la confianza y con el control.

4 comentarios:

  1. "No sé si es más egoísta adaptar el mundo para quedarse soñando toda los días o salir por el mundo a intervenir la realidad"

    Yo no sé cual de las dos cosas me da mas miedo... seguir siendo soñadora e intentar en vano que los "realistas" comprendan o como soñadora cambiar las cosas... y que entonces me digan loca

    :S

    Soy una cobarde =(
    ------------------------------------------------

    ResponderEliminar
  2. has visto los cielos estos dias.
    el cielo.

    a veces siento que olvidas que nunca volvera a repetirse.
    a veces parece que olvidas que lo que vemos por la noche ocurrio hce muchos cientos de años atras y entonces... como has dejado de sorprenderte?

    ResponderEliminar
  3. los atardeceres nunca son iguales, las nubes tampoco. Un arrebol, a pesar de ser un concepto, siempre viene acompañado de viento y ganas distintas, y a pesar de que sean sensaciones que viajen en el tiempo de forma circular o de la forma que sea, ahí estamos, todos los días percibiendo de forma diferente. No he dejado de sorprenderme, o tal vez de cierto modo, de mis andares, de lo que he encontrado.

    Sigo en esa disyuntiva

    ResponderEliminar
  4. No sé si es más egoísta adaptar el mundo para quedarse soñando toda los días o salir por el mundo a intervenir la realidad.

    somos ilusos , muy ilusos a veces , ojalá nada te absorva! :) escribes muy bonito miguel .

    ResponderEliminar