25 enero 2010

Volcado de pila

Y la marea brava desesperada está en contra del viento, de las estrellas y de la noche oscura, va rompiendo tablas de la última balsa valiente del tripulante que saltó por creer ver tierra firme. La tormenta no acaba, el llanto desesperado del ilusionado tampoco. Los movimientos se volvieron torpes, la estrategia inútil, el corazón tonto y las razones incoherentes. Las historias vuelven y el planeta no sabe que hacer con este repetitivo ciclo invernal. La lluvia desespera y el sol pareciera no estar interesado en volver a visitar estos lugares.

3 comentarios:

  1. siempre el sol sale después de la tormenta, a menos que sea uno de mis mundos paralelos, donde éstas son hermosas y escasas.

    ResponderEliminar
  2. tengo un deadlock en la cabeza que hace que mis ojos tengan un overflow de agua por goteo

    ResponderEliminar