13 agosto 2010

Del cielo a la tierra

Fragmento de un hombre alado

"Al hombre alado le explotó el corazón cuando todos habían asumido que los sentimientos se guardaban en la cabeza.

El hombre alado, blanco como las nubes y el silencio de donde provenía ahora estaba teñido parcialmente de rojo por "no comprender a tiempo", pensaba de repente.

El hombre alado, quien había separado la cabeza de su corazón, como ya nadie lo hacía, había dejado espacio suficiente sobre su cuello, la forma de aprender y tener alas. De ahi su espalda, de ahí sus alas, de ahi su cara sin expresión. Cara que aguantaba y escuchaba más que una ciudad completa..."

1 comentario:

  1. Pero, a pesar de todo lo hosco que se ha vuelto el mundo, él lleva un ramo de ilusiones en su mano. No entendía porque tenía que ser como los otros precisamente, como aquellos que nunca habían estado enamorados de ti.
    Un hombre que aún sentía, entre la inmensidad de la furia.

    ResponderEliminar