04 agosto 2010

Para empezar a querer

Y es que en los primeros momentos somos abstractos, por muy prácticos que queramos ser, pero se debe al entusiasmo, al descubrimiento, a las sonrisas apostadas, a la energia dispersa y al sabor mezclado y obtenido. Creo que cuando el tiempo avanza a los instantes siguientes, el miedo comienza a escapar de forma inevitable de tal disperso cuerpo lleno de incertidumbre y agradables sensaciones. Es por eso que vienen ciertas perturbaciones en momentos, es por eso que vienen ciertas reacciones extrañas.

El tiempo sigue avanzando y de pronto se nos hace más difícil predecir la etapa que viene, pero al menos, podemos sentir si estamos siendo creando ese mundo concreto, constructivo y agradable que tan cómodamente podemos habitar.

1 comentario:

  1. esas reacciones a veces hacen dudar, pero nada mejor que lanzarse antes que perder la oportunidad.

    ResponderEliminar