12 septiembre 2010

Go away

Que paradójico querer tantas cosas,
simples, complejas, mediaticas, difíciles
encuentros, olvidos, salidas y venidas.

En un minuto queremos lograr el instante perfecto,
si sabe a casualidad, mejor aún.
En el otro, queremos detener el mundo,
Las ganas parecen cansadas, porque la cabeza busca otras soluciones
o porque hay algo que produce picazón,
letargo, sueños incómodos, angustia o ansiedad.

Nos tropezamos al andar.
Creemos volar
Sin saber como caer
como resistir, o como aguantar la respiración.

Nos tropezamos al andar.
cambiamos de canción
y al final de la tarde igual nos parece todo incompleto.
Salimos una, dos, tres noches.
Cambiamos de vaso, de color, de mesas.
Disfrazamos la sonrisa y practicamos la mirada.

¿Por qué los encuentros tienen tantas palabras, caminos, caracteristicas, virtudes, defectos, alcances y por sobre todo el concepto de búsqueda para llegar a él?

Creo que hay algo que podríamos cambiar.

2 comentarios:

  1. Es necesario poder detener un poco la maquina y darse cuenta de lo que es rutina y lo que es silencio.
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. No sé quién cresta nos enseñó que para encontrar hay que buscar, mala lección. Mientras más busco menos encuentro.

    Qué mala suerte, no es casualidad.

    ResponderEliminar