25 enero 2011

La imbecilidad contemporánea I

El aeropuerto lleno de plástico, basura y tecnología grotesca se complace en proveer todo en envases plásticos que deben ser registrados en una caja para luego ser almacenados como información para determinar que comes, hacia donde vas y cual es tu perfil psicologico. El mismo aeropuerto con conexión a internet controla lentamente todas tus motivaciones mediante cuadros de textos, imágenes y citas que serán olvidadas instanteamente.

Y mientras, un oso polar tiene que viajar más de 600 kilometros por no encontrar hielo donde descansar para poder alimentarse. Y mientras, un proyecto de ley de una empresa extranjera que contaminará toda el agua del país, siendo este el que cuenta con las reservas más altas del planeta. Y mientras semillas transgénicas contaminan todo el planeta creando un silencioso desierto verde.

Este mundo es mediocre por la religión, la politica y la cultura. Por la educación, por los adultos y por el miedo. Me niego a formar parte de sus pensamientos conformistas. Me niego a sus iglesias, sus proyecciones mediocres y a todas sus admiraciones imbéciles.


4 comentarios:

  1. "No es signo de salud estar bien ajustado a una sociedad profundamente enferma"
    J. Krishnamurti.

    ResponderEliminar
  2. muy de acuerdo
    solo pienso que tambien es responsabilidad de todos los que estamos de acuerdo el que sucedan estas cosas. que el mundo fue y será una porqueria ya lo sé...dice un tango, pero creo que restarse absolutamente por lo menos mi vida no la mejora mucho. Uno siempre tiene opciones de cambiar el mundo mas personal... es una lata viendo tanta mierda...pero no hay que olvidar eso, hay que hacerse responsable un poco tambien de no estar de acuerdo.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Y en la contradicción esta hacer uso de ello, es una enfermedad inconsciente.

    Buen viaje mi largo amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. la voracidad de algunos y la ingenuidad de la mayoría, muy pocos son críticos o se detienen a cuestionar... el resto solo son sumisos, ciegos o demasiado creyentes.

    ResponderEliminar