10 abril 2011

Caer

¿Y es que acaso nos volvimos adultos cuando las cosas que queríamos comenzaron a ser reemplazadas por las que nos tocaba hacer?

Y esto solo lo digo bajo la medida que en algún momento el deseo y los sueños fueron, al menos para mí instancias irracionales, puras y absolutas totalmente autónomas como para llevar cualquier acción e imaginería.

Si, es en el momento en que nos desconectamos con nuestros sueños cuando las cosas comienzan a fallar.

Si nuestro inconsciente emana ideas mágicas, irreverentes, coloridas y sabrosas que vayan de la mano con la cotidianidad, entonces todo estará bien. Sino, bienvenida serán las pastillas, las excusas y los excesos asumidos y los desgastes.

1 comentario:

  1. Qué interesante lo que pusiste. Creo que a más de alguna persona le llegará. Los sueños, nuestros anhelos, nos dan ese aire necesario para seguir viviendo y salir de la rutina que muchas veces se debe seguir, pero no dejarse esclavizar por ella. Saludos.

    ResponderEliminar