13 marzo 2012

Gloria

Nos dijeron que teniamos que cambiar, tener reparos y obedecer.
Probablemente, en medio del descubrimiento, podrían habernos dicho que fuimos iguales acorde a la edad adquirida.

Que los miedos poco cambian, que los problemas, las situaciones y las condiciones a pesar de suceder en tiempos ligeramente diferentes siempre tienen una misma base.

Nunca nos hablaron del miedo, pero fue todo lo que permaneció en la determinación de las actitudes que se debían tomar para crecer.

Nunca la valentía se hizo presente, para decirnos que también, frente a la incertidumbre era mucho mejor descubrir que obedecer.

Aprendimos lo mediatico y lo desechamos. De los libros apareció una realidad que pese a los años jamás ha cambiado, que somos todos iguales, que no hay diferencia en el sufrimiento actual, ni en el placer porvenir.

1 comentario:

  1. demasiado ideal perder el miedo, desechar la tv y lo fácil de digerir para ir por un camino de los libros.

    ResponderEliminar