12 febrero 2007

y a ti ¿Cúanto te cuesta vivir?

Podría hablar de la vida, pero prefiero guardar todo lo que sé o pretendo saber y manifestarlo entre silencio, dibujos y miradas. No me gusta la idea de reclamar palabras en papeles para saciar mi apetito de vivir. Tampoco estoy de acuerdo con gritar a la luz las ansias que tengo de vivir y así dejar que todo esto se pierda entre opiniones o imagenes falsas.

Me gusta hablar de la vida como una unión a todos los días de la vida con significados, me gusta hablar de la vida con todos los errores a cuestas y con una sonrisa que no está predeterminada por los ánimos sino a lo más malo que puedes llegar a ser, y al error más pésimo (me gusta decirlo así) que puedas llegar a cometer.

Hay cosas que obviamente no controlo y esas son los miedos, no sé bien donde están, ni donde duermen. Yo, tengo la seguridad de transmitir con mi mirada ciega que mis palabras vienen de mi aura, pero no podría aconsejar a nadie de donde vienen sus miedos.

Creo que aquella persona que sepa callar y hablar de la vida de vez en cuando, hace más agradable sus canciones. ¿Cuales? las que se escuchan cada vez que uno va a dormir. Y es que esto de vivir en la intimidad, de pasar tanto tiempo con uno mismo, de pensar tantas cosas.

Yo creo que todo eso nos lleva algo,
En la noche nos lleva soñar, en el día quizas a levantarnos, a mi... me está llevando esto a escribirlo.

Aunque a veces con mi verguenza, creo que no tiene ni pies ni cabeza.

2 comentarios:

  1. yo creo que cuando uno realmente puede llegar a cuestionarse cual es el sentido de la vida es porque ha pasado como a una especie de otro nivel en este "caminito de papel".
    Se arruga, se rompe, se triza, se estira, no sé, se ensucia, se borra, se raya.
    Pero lo mas importante de todo es poder sobrellevar todas las cosas que a uno le pasen para poder transformarlas en experiencias de las cuales uno pueda sacar algo bueno, o dejar lo malo para que no nos vuelva a ocurrir.
    Me gusta mucho como escribes, aunque me cueste un poco comprenderlo, pero siempre hago el intento. (:
    Que la edad no lo pierda...
    que no son los años los que nos van a pasar la cuenta, y de eso, me estoy dando cuenta a mis 16 años.



    (L)

    ResponderEliminar
  2. si cada uno se pusiera a contar lo que le deve a la vida sus consecuencias y a dios miguel tendria que dar su misma vida para salvar una tina llena de palabras falsas que alguno dijo o prometio



    solo dios sabe lo que cuesta vivir

    ResponderEliminar