11 noviembre 2008

Las ganas de los 17 se olvidan luego a los 21.

Que bien me siento al cerrar los ojos y recordar emociones anteriores, son casi tan buenas como los dìas Jueves, o los dìas de Noviembre.

Hace unas semanas descubrí la forma de percibir las sensaciones que nacen en mis momentos de plena ausencia. Lo logrè mirando un atardecer, concentrando todo lo naranjo y silencioso del sol en la parte inferior de los ojos.

Cinco segundos de paz, y mi pecho sentía las mismas cosquillas de tus abrazos o de cuando estabas próxima a venir. Con la diferencia no eras tù la protagonista, sino el Sol quien promovia mis estados. Una razón más para la nostalgia de los atardeceres. Un día bien aprovechado para sentirme bien con mi ánimos.

Cuando mi piel me habla, siempre concluye en lo atrasado que estoy respecto a mis manos, pies y creatividad. Hace tiempo que no camino descalzo por las nubes, hace tiempo que no me siento en un puente para mirar los reflejos de las personas.

Ayer caminé mucho, me atreví a sonreirle a tres personas para que hicieran lo mismo, dos lo hicieron, la cuarta vez yo decidí mirar hacia otro lado por vergüenza.

Mis estados de conciencia no están perturbados, están cansados. Mis ganas intentan aparecer cada vez que pueden, aunque sea de forma equivocada. Pero mi cabeza no es tan tolerante, ahora ya no avisa cuando quiere detenerse, simplemente se calla y deja que la memoria intente vagamente cargar con todo por unos segundos. Este trabajo es tan mudo y tan pesado. He cambiado algunas cosas, aunque lo más importante sigue igual. Y para estas alturas, la mayoria de las cosas que quiero hacer las veo como recuerdos. Mi memoria y mis ganas actuan de forma equivocada para sentirse feliz. Mi cabeza duerme más seguido ultimamente para no cansarse, ella ha intentado separarse todo este tiempo de los estados erroneos, porque sabe que no hay retorno a la conciencia. Por eso ahora cree en Demonios y Miedos Pasados. Aunque no todo es tan malo, probablemente esta sea la forma, me he estado alejando de cosas que antes temía.

Yo no sé hasta donde voy a llegar, tampoco sé si esta forma me va a llevar a algo bueno, me pasa como cuando me hacías TANTA falta, lo único que pensaba era en "Quiero encontrar un método para poder solucionar mi vida contigo", aunque sea el no hacer nada, podría considerarlo el método más importante.
Estaba equivocado, porque me dejabas a la seman después.

Y ahora, ahora menos sé si no pensando llegar a algún lugar, si así mismo te perdí, y así mismo pase a destruir todas mis formas de sentir, querer y mirar. Nada que ver tenía con las horas que podía pasar mirando tus manchas. Nada tenía que ver con el hecho de que me dieras la libertad de escribir contradicciones.

Para mi conciencia el hecho de pensar està entre un fetiche, un mal necesario y una enfermedad. Al menos, para mi consiencia, el hecho de considerar tu existencia es una contradicción para la posible valentía de mi vida.

Necesito un rayo de luz, una sonrisa tan ausente como la mia, pero cargada de silencio, necesito palabras de calma y un abrazo como las despedidas de las tarde de leche con chocolate en la playa. Necesito ganas y un llamado por telefono que sea màs de una vez al mes. No necesito detener el tiempo, necesito que estés acá, porque yo no soy capaz de nada ahora.

He caminado con mis manos todo este tiempo, y solo he encontrado historias incompletas, que mi cabeza ràpidamente deshecha porque se aburre.
Contigo ni los atardeceres eran tristes.
Ahora son dìas completos.

6 comentarios:

  1. Aunque a veces la vida se comporte como una caja de bombones, de la que nos toca comer el chocolate amargo, siempre quedan sueños que no han sido expropiados, aunque las últimas voces del día queden vagando en la cabeza.

    ResponderEliminar
  2. se me ocurrian tanbtas cosas mientras leia...y ahora, ahora nada.


    nado en tu nada

    y no retuve palabras, solo sensaciones..y como se escribe eso??


    solo se q el dia mas triste de tu vida no sera hoy.


    es que yo soñe que te veia pasar en un avion de papel...
    y estabas mas cerca del cielo...
    que la ultima vez.


    un abrazo miguel...y mariposas amarillas de color rojo..

    el morral, sigue su proceso... te contara tantos cuentos...

    ResponderEliminar
  3. Ah... pucha, podría quedarme en silencio un momento para no decir nada acorde de lo que leí... recién. Es prácticamente lo que hoy vivo, como el pan de día a día, como lo que respiro... es tan fuerte el parecido con mi situación actual, que me ha dejado absolutamente perpleja. Tu forma de expresar lo que me pasa sin querer expresarlo, refiriéndome que solamente ha sido casualidad, es muy genial, es muy espontanea, amé lo que escribiste porque es la perfección del sentimiento vacío que traígo todos los días en mi pecho.

    Yo a diferencia de los atardeceres.. me he conformado con fumar harto, y tocar teclado constantemente, no pensar, dormir, los días pasan rápido.. pero... ¿Los recuerdos? ¿Donde los metemos? (:

    Aún así.. creo que la salida a esta situación linda pero al mismo tiempo tan horrible, está en nosotros mismos !



    Un abrazito y un besito :D !
    gracias por tu post y aquí super feliz te respondo :3!

    soy..

    http://jugodesandia.blogspot.com

    ResponderEliminar