31 enero 2009

anarquía en mis articulaciones.


Hoy a las veinte horas, mis manos, en conjunto con mis articulaciones y lo que va de los codos en adelante, hasta el precipicio por el cual viven las uñas constantemente en la realidad cotidiana, se han puesto de acuerdo con parte de mi mente. Mientras mis revolucionadas manos dibujaban, mi mente adormecía, mientras le comentaba acerca de fútbol a mi razón, para que de alguna forma estuviese entretenida-distraída, mientras mis oídos escuchaban Manuel García.

Nunca comprendí por qué te decía que te quería guardar en mi memoria, la mayoría del tiempo del tiempo digo cosas porque extraños ánimos controlan mis palabras.

Esto no fue hecho con esfuerzo, ni algo premeditado, fue una revolución. Al igual que todo lo que acabo de escribir.

Te llevo acá, y eso es bastante entretenido.

3 comentarios:

  1. A veces es bueno eso. Que el cuerpo se deje llevar no más... que fluya, aunque sea en contra de la mente, que se exprese, que tome su tiempo libre.
    Y bueno... lo demás :)

    ResponderEliminar
  2. - puedo llorar?

    - no, las niñas no lloran.

    - mentira!, esos son los niños!

    TE AMO.

    ResponderEliminar