12 mayo 2009

Voces

De pronto me parecen que las palabras no nacen de un silencio que me agrade. Y es en ese mismo instante que creo que salen todas atolondradas, ciegas y con tonos confusos y agresivos. Conversaciones así me dan dolor de cabeza. Se que en ciertos momentos soy un emisor dentro de ellas. Por lo mismo, estos últimos días, he intentado ser un precursor más de escenas que tengan colores distintos.

Y es que de pronto el silencio se hace presente y las palabras suenan bien, parecen ser precisas, que transitan por un buen viaje y que todo lo que rosan pareciera estar conectado con el presente.

Me agradan estas palabras cuando esto sucede. En esos momentos me siento como el espectador de una pelicula, como un oyente de las palabras aparentemente sabias, de tonos maduros y de caminos atractivos.

3 comentarios:

  1. es que estuimos en l mismo lugar. lo primero que hice al sentarme frente a esta maquina fue buscar efterklang y en eso te busque para leerte...y chan!! m entregaste las voces, las que justamente queria oir.



    un nanai para tus oidos expectantes.

    ResponderEliminar
  2. “Detrás de la palabra está el caos. Cada palabra es una valla, una barra, pero no hay ni habrá jamás suficientes barras para formar la reja.”

    Entre nosostros hay un millón de pausas silenciosas y agradables.

    ResponderEliminar
  3. Bueno a veces los silencios son agradables y oportunos, en otras no tanto, quizas inquietantes...no hay que alarmarse :)

    pd. "Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas" :) proverbio árabe
    no sé, tus palabras me lo trajeron a mente :D

    ResponderEliminar