08 junio 2009

Retiro Temporal

(Libertad de expresión)

"Hola, mi nombre es Miguel, soy estudiante de Informática de esta universidad, de hecho mi página sale en el listado de los sitios web de los alumnos (posiblemente llegaste por ahí). Tal vez parezca extraño que escriba con tildes y ortografía aceptable, o que pueda escribir en prosa e hilar palabras con sentido determinado. Las personas que escriben y aman la lectura parecen no habitar en esta casa de estudios. Aunque no quiero hablar de la lectura en este momento.

Entré a esta Universidad hace bastante tiempo, por allá por el 2005. Con 18 años y muchas ganas de estudiar, aprender y salir del nido de la educación secundaria particular-subvencionada. Me atreví como cualquier adolescente científico a entrar a la Universidad donde los alumnos se lo cuestionan todo.

Pero aquí, además de descubrir bonitos patios, históricos edificios, particulares otoños y eternos atardeceres, descubrí que mi tiempo libre y de ocio se iba acortando. Que los amigos por intereses existían, que habían personas que aparentemente les bastaba vivir y pasar el día jugando detrás de un computador. Que cuestionarme todo generalmente se remitía a estudiar las evaluaciones, de años anteriores, de los ramos que cursaba. Y que todo mi ritmo de vida cotidiana se estaba transformando en memorizar, estar detrás de un computador, y copiar de una pizarra. Con suerte tenía una clase a la semana donde podía conectarme con la lectura, con la filosofía, con la historia y con el arte.

En esta Universidad, pasé a ser un número (como en todas, supongo), un personaje de Elite que en caso de reprobar los ramos podía ingresar a la Católica donde todo era más fácil. Poco podía cuestionar las materias y en no más de dos había comunicación con el profesor y uno realmente podía pensar acerca de lo que se planteaba. De pronto me convertí en un reproductor de conceptos, en un ingeniero estigmatizado, que vive en una burbuja y que poco a poco cambia su personalidad por habilidades mecánicas. Y también me rodee de personas que vivían quejándose al igual que yo de la presión, de las materias inútiles, de los profesores y de que estaban aburridos, agotados y colapsados. Y como todos parecíamos iguales, al parecer no había que preocuparse mucho.

No me agrada juzgar, pero las personas felices aparentemente están en otra Universidad, también los que aman lo que hacen, los que saben hilar palabras de corrido, los que saben que este ritmo de vida y trabajo es insustentable.

Acá he estado años envuelto en una exigencia extraña y esteril. He aprendido más por mi cuenta gracias a los libros y mi curiosidad, que con todos los ramos que he cursado. Todos dicen es un proceso que hay que vivir, pero nadie dice que hay cosas que cambiar, a menos que venga una reforma europea.

Ya no recuerdo cuando fue la última vez que me leí un libro , perdí mi condición física. Sin embargo gané la de lidiar con el ritmo de hacer tareas e informes inútiles. Y la de desahogar mi desagradable semana con carretes totalmente destructivos. Estoy poco a poco condicionándome para ser una persona que tiene que estar en una oficina ocho horas diarias, sin tiempo para pensar, cuestionarme o desear algo mejor para este sistema, lo suficientemente activo para ser una pieza reproductora de información y lo suficientemente viejo y gastado para no querer cambiar nada de lo que encuentro injusto e incorrecto y simplemente sentirme feliz comprando o consumiendo algo. Estoy perdiendo mis ganas y mis habilidades de enseñar, de educar, de investigar acerca desde la autogestión, a la cocina, a la poesía o hasta de apoyar causas o proyectos sociales o de cualquier otro tema útil para una persona que aun ama la vida y desea cambiar algo este ritmo cancerígeno. Y Por si fuera poco, como cada persona de clase media, acá estoy endeudándome.

[ ... ]

Decidí detenerme. valoré mi vida por sobre la de mis presiones y problemas en esta etapa de vida de 18-22 años. Como no cuento y estoy seguro que nunca contaré con un ambiente universitario agradable. Afortunadamente cuento con el apoyo de mis Padres para haberme retirado temporalmente. Y no tuve que pasar tres noches de corrido parado en el kiosco del patio central ni haber tomado otra decisión que hubiese afectado mis deseos y mis sueños.
Hoy me encuentro en silencio, sabiendo que tengo un proyecto de carrera que terminar, pero también con sueños y ganas de vivir feliz que no quiero condicionar. Espero no seguir matando mis sueños como me ha pasado estos años y tomar la mejor decisión en lo que va de ahora en adelante.

Estoy seguro que muchas personas quieren y sienten que hay que cambiar las cosas, pero nadie se atreve a decir nada, aprobar los ramos y condicionar el comportamiento para ser un ciudadano del consumo parece ser más fácil y útil."

11 comentarios:

  1. "Espero no seguir matando mis sueños "...
    ehmmm yo pienso que si has matado algunos de tus sueños es pq simplemente se han cumplido, a veces hay que quedarse con ello, i no tanto del resultado de ello... no sé.
    hay que ser mas practicos no? (aun recuerdo cuando una vez me diste ese consejo!)
    pero te confieso algo?... aun no se como hacerlo bien.
    respeto tu opinion, i lo que has sido durante todos esos años, i si, esta bien cambiar algo.

    ResponderEliminar
  2. ...
    En realidad leo tu blog seguido... aunque no te conozco más allá de lo que escribes.
    Siempre me imagine a un humanista, me lleve una sorpresa de saber que estudiabas en la Federico!
    no creo tener mucho que aportar...
    ya que no te conozco.
    Solo que creo que eres valiente. No cualquiera se atreve a tomar esa decision... no cualquiera es consecuente. Y en realidad me llena de esperanzas que exista gente asi, como tu, o lo que se lee en este blog.

    Asi que, solo decir, que mientras los sueños no mueran, la vida sigue. VIVIR de verdad, es realmente soñar... Otros confunden el vivir monotono con el real...

    Bueno. Solo eso
    =)

    ResponderEliminar
  3. Elaine:
    Matar sueños es diferente a cumplirlos. Aunque el fin y la muerte es una sola hay diferencia cuando unas vienen de la mano de la comprensión y otras solo mueren ahogadas.

    KriizY:
    Muchas gracias por tus palabras y por comentar. Vivir de verdad es un sueño que muchas veces me ha confundido, tranzarlo jamás.
    (!)

    ResponderEliminar
  4. nada que decirte, creo q todo está plasmado en las letras escritas.

    éxito en todo lo que sigue por delante mike.
    sabes que además de tus padres, yo y muchos de tus amigos tbn te apoyamos para cualquier cosa.

    vive tus sueños.

    ResponderEliminar
  5. Hola Miguel
    Sabes, al leer esta entrada de tu blog, me sentí identificado con algunas cosas que te pasan por la mente, me agrada tu manera de ver las cosas, y de verdad que me alegro por tí, por haber tomado una decisión no en pos de lo "socialmente correcto", sino en pos de lo que para tí, tu manera de ver las cosas, y tu felicidad es lo correcto. Felicitaciones y espero que te valla bien en lo que decidas hacer, sea lo que sea, pero que sea algo que te haga sentir bien contigo y con la vida.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Que bueno saber
    que no eres como los niños
    felices que aparecen en la publicidad de tu U.

    nadie es feliz en la universidad.
    por que a pesar de estudiar algo que amemos
    la Universidad como sistema educativo
    vale callampa.

    me gustó mucho tu escrito.
    autogestion todo el rato!

    ResponderEliminar
  7. Bravo!! y muchas olas para ti, olas de esas que tambien pintan los atardeceres que vendran..y ya que ahora tienes mas vida...te espero si o si... aqui. here here here.

    ResponderEliminar
  8. Aquí es cuando topas con quien cuestiona tu posición, con el respeto debido, pero sin miramientos a criticar tu desidia o falso interes. En primer lugar, en nuestra Casa de Ingenieros si hay gente con pluma filuda y lectura inquieta, que viven un continuo affair con las artes pero en el fondo están casados con la ciencia.
    Si no conoces a esta gente, es por que no la buscas (o no te interesa) por lo que quejarse de su inexistencia, o generalizar al sansano como un humanoide insipido y sin voluntad, es por lo menos una falta de respeto a varios de nosotros.

    La creciente incapacidad estudiantil de hilar frases y de disfrutar de la lectura es común denominador a todas las instituciones de educación superior, incluso en aquellas que imparten filosofía y sociología; que decir de pedagogía que es donde se fragua el crepusculo de esta inaptitud. Recuerdo una clase de estadísticas donde el Dr. Allende nos criticaba duramente por no saber leer, ya que la mayoría del curso no pudo responder una pregunta sencilla, pero que estaba planteada en una larga prosa. El nos instaba a leer, no solo de estadísticas y su filosofía (como el marques de Laplace), sino que desde el diario hasta Dovstoieski. Por algún segundo me senti como tu, y me dije "yo antes leia mucho, y ahora casi nada... esto es culpa de la Universidad". Alzé mi mano y repliqué el cuestionamiento bajo el alero de la falta de tiempo, del perfil sansano y de lo alienante de la Universidad. El profesor respondió casi sin arrugarse, que él siendo un muy buen estudiante no solo leia muchos libros de filosofía y arte, sino que además hacia deporte todas las mañanas y era un activo dirigente estudiantil.

    Pensar que es la Universidad la que te quita los espacios, aliena e impide desarrollar esta cualidad
    --- casi personificando a la institución como un ente perverso y de malas voluntades --- es solo intentar desviar la culpa de tu propio seno. Mi experiencia es distinta: los profesores y alumnos solian abrir la discusión a temas fundamentales de la filosofía e incluso de las artes, pero siempre manteniendo el cable a tierra que nos reune en las faldas de placeres, la ciencia y la técnica. Rara vez, asistía a clases algun personaje anti-sistémico que levantaba la voz criticando
    los mismos puntos que tu planteas, pero callaba rotundamente cuando las ecuaciones, algoritmos y modelos fomentaban una discusión filosófica más profunda. El convertirse en un disco rayado conceptual, en un ingeniero trasnochado, en un cuadrado antisocial y en un macanisista sin personalidad, es tu opción dentro de la Santa María y no una norma impuesta. Un profesor me dijo alguna vez: "La Universidad no convierte a sus alumnos en cuadrados, ya vienen con los angulos bien definidos desde el colegio, y la Universidad solo los pule".

    Miguel, te cuento que yo soy un Sansano muy feliz haciendo un doctorado en Francia, que amo fervientemente lo que hago y que aún puedo hilar frases y disfrutar de la lectura. Si consideras que la vida sansana es insustentable, es simplemente por que no has podido dar con el equilibrio necesario, o peor aun, por que quieres que las cosas se te den facilmente.La desidia de tu posición --- pensar que nada de lo que estas haciendo en la U es importante --- es la piedra angular de tu hastio. El falso interes por la ciencia --- argumento de quiero cuestionarmelo todo --- es la limitante en tu carrera. El verdadero interes por la ciencia significa cuestionar lo erroneo, y para eso necesitas saber lo suficiente, lo que no es facil, pero si muy gratificante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. El profesor que te dijo que la universidad "sólo pule" el cuadrado, tiene mucha razón. La Universidad, el sistema escolar por completo es un espacio para domesticar. Forma "buenos consumidores", "excepcionales ciudadanos" respetuosos de las leyes del mercado y el sistema imperante. La crítica, la postura rebelde es sancionada como en los mejores años de la dictadura de Pinochet.... son muchos los jóvenes escolares que han sido expulsados de sus colegios, otros tantos han pagado hasta con su vida (por ejemplo, Matías Catrileo, Alex Lemún)y todo por que no han sido domesticados, porque han levantado su voz contra este sistema. Nadie lee, cierto, pero lo más triste es que muy pocos son los que son capaces de decir BASTA o si lo dicen son sólo un discurso en horario de oficina, de "revolucionario" a medio tiempo y que al menor descuido levantan su roncola, su cigarro Viceroy o van de shopping mostrando sus boxer Calvin Klein o su pañuelito de moda. Me daría los mismo que escribiesen con tildes o no, con faltas de ortografía o no pero que piensen más allá de la basura impuesta, que se detengan y miren que son sólo el perro de Pavlov que al toque de la campanilla hacen lo que les han enseñado hacer..obedecer, y que la universidad es su jaula.

    ResponderEliminar
  10. mmmm creo haberte conocido un poco, hace algún tiempo atrás... a lo mejor ya no recuerdas, porque dicen que la gente pasa y deja marcas en uno, pero luego el rostro se desvanece y ya no recuerdas.

    Por primera vez puedo decir que realmente me sorprendiste, antes pensaba que eras un tanto cobarde, ya que solo te quejabas de la situación en la que te encontrabas, sin hacer nada al respecto. Pero ahora veo que estas haciendo algo por ti , algo que realmente decías y por eso te felicito

    éxito en lo que decidas, y espero que encuentres tu horizonte

    (esto lo escribía mientras escuchaba summer de Yann Tiersen, creo que es relevante que lo sepas)

    ResponderEliminar