07 septiembre 2009

high speed

De día la costumbre intenta estirar los brazos, para tomar, abrazar y ahogar todo lo que le disgusta. Silenciosos e inevitables, son los sueños que, de día o de noche, despliegan sus alas para ir en favor del viento, de sus ventajas y de uno que otro sentimiento. De día las contradicciones se vuelven abrumadoras. De noche, de noche al menos puedo sentirte.

1 comentario:

  1. drenava aceite por todos lados cuamdo le vi formalmnte. Me encarge de qe retomara la ruta yla confianza, y ahora qe ya puede andar, nole alcansp, seme va adonde mismo le encontre, q injusto

    ResponderEliminar