19 abril 2010

El mar retrocede,
las nubes avanzan,
las rocas negras,
tu arena blanca
y las piedras que nos clavan los pies
el viento impredecible
y la luna de medio día
el sol del atardecer
y la noche fría.
El chaleco que forma una capa
tus manos y tus delgados brazos
tu espalda pequeña
tu sonrisa ligera
mi mirada perdida,
escapo y me siento
subo, imagino, caigo y avanzo
me escuchas poniendo tu oido en mi pecho
me niego a no sentir y cierro los ojos
aprieto mis manos sin siquiera moverme.
ansias bajo el arrebol
y tu pelo sobre el rostro.
mi lunar te sonrie
mi espalda
este otoño
y el lugar desolado
el frío y
nuestras miradas
ya no existen
y nunca más volverán a cruzarse

La noche inevitable,
el frío incomodo
y la arena en los pies
la sal en la piel
el sueño incontenible
la soledad insostenible
la imaginación dispersa
la espalda cansada
la cama deseada
Soñar, seguir soñando
y despertar con tu sensación es algo de lo que aun no puedo hablar

4 comentarios:

  1. soñar evoca puras patrañas ultimamente, imo. y según Osho, sólo nos llena de esperanzas e ilusiones que quizás jamás logremos. Triste, pero cierto.

    ResponderEliminar
  2. si pudieras ser un animal ¿cuál serías?

    (pd: eres igual al hombre de paja, tienes la misma cara sin expresion)

    ResponderEliminar
  3. No me gusta esto de Osho ... y... no creo poder ser tal falacia. Si fuera un animal claramente sería uno bien holgazán y que por supuesto, que vuele :)

    ResponderEliminar