24 mayo 2010

El miserable sistema.

"Siempre en tu estómago y en tu piel había una especie de protesta, un sentimiento de que te han privado de algo a lo que tenías derecho. Era verdad que él no recordaba nada que fuera diferente.

En todas las épocas que alcanzaba su memoria, nunca hubo suficiente comida, jamás calcetines y ropa interior sin hoyos, los muebles siempre estaban deteriorados, las habitaciones sin calefacción, los vagones del metro atestados, las casas cayéndose a pedazos, el pan oscuro, el té escaso, el café sin sabor, los cigarrillos insuficientes; y no había nada barato y abundante; excepto el gin sintético."

Lo escribió Orwell en su libro futurista "1984", por allá por el año '47 acertando a cada cosa que hoy vemos a nuestro al rededor.

1 comentario:

  1. extraña es la sensación que habita el cuerpo cuando se lee ese libro por primera vez y se presencian ciertas descripciones a la semejanza casi exacta.
    Saludo.-

    ResponderEliminar