28 mayo 2010

El cielo está abierto!

Llevo días analizando las cosas pequeñas,
los colores, los sabores, mi espalda,
la comodidad de mis piernas cuando me siento,
la dirección de mi mirada que no controlo y se guía por mis impulsos.

He comprendido que estos impulsos no me afectan porque
puedo aprovechar cada instante, cada momento
fugaz, etéreo, casual, determinado o espontaneo de forma única.
Me gusta y me agrada itinerar las instancias, aprovechar las intensiones, el pulso y la intensidad; mi entusiasmo, una sonrisa y un abrazo.

Llevo días mirando el cielo,
los arreboles, los cirrocumulos fugaces,
mi planta que de pasar a ser moribunda
ha dejado dos brotes en la tierra, los cuales ahora crecen
con una belleza infinita.

Hace un par de días viajé a Santiago.
mañana despejada, con un dulce aroma en el cielo.
El bus subió por peñuelas,
nos encontramos con la eterna niebla del lugar.
Siento que este lugar es mágico, que en épocas muy remotas aquí estaban los sagrados bosques, canales y humedales.
Vi, sentí, imaginé y soñé.
los rayos del sol entrando por los árboles, la mística niebla de la mañana.
La humedad y el cuerpo,
la magia y los colores.

Llevo días mirando el cielo,
y aquí me detengo.
En días de abril y junio donde mi pecho sonríe insosteniblemente por los agradables colores,
En días donde donde mi pecho con nostalgia ansia volar y soñar hacia los tonos de este atardecer de otoño.

Me siento, enderezo mi espalda, cierro los ojos y escucho.
El mundo es perfecto, en colores, sabores y escenarios.

Quiero volverme hacia él.
No ser una persona tan ocupada, y quedarme en esos colores.
En el mar lila de la tarde.
En la mañana nebulosa de los humedales de placilla.
En las noches de luna llena.

El cielo está abierto!
Hay estrellas fugaces, colores y ciclos que nos pueden mantener y regalar una experiencia de vida precisa
para hacernos sentir infinitos y que tenemos todo
con nosotros.
dentro de nuestra piel y aflorando a cada instante.

Una sonrisa inevitable me nace del pecho.

1 comentario:

  1. que agradable, que sincero, en encanto la forma en que describiste todo Miguel.

    ResponderEliminar